Tamaño del texto
Cartagena de Indias
Elige tu propio destino
31 de Mayo de 2016

Quien ya estuvo en esta bella ciudad colombiana, enmarcada por murallas de antaño y bañada por las aguas tibias del Caribe, es buen momento para volver y redescubrir otros tesoros. Aquí presentamos cuatro rutas temáticas -nocturna, de los museos, plazas y ecoturística y acuática- que sirven como disparadores de nuevas propuestas de viaje.

Todos sabemos que Cartagena de Indias es una joya donde la historia reluce a cada paso, que seduce con la calidez de su gente y conquista con las infinitas expresiones culturales de un pueblo aguerrido y valiente. Sin lugar a dudas, “la heroica” desborda romanticismo y relata fascinantes anécdotas en las esquinas de calles y plazas, y en el límite de sus murallas, que aguardan el ocaso para evocar las luchas del pasado.

Pero siempre tenemos rincones por descubrir. En este caso proponemos cuatro recorridos posibles para elegir el que más le apetezca al viajero.

RUTA NOCTURNA.

Si le gusta la música y los tragos, el baile bajo un cielo estrellado, la atmósfera romántica apenas iluminada por los faroles antiguos, entonces esta es la ruta que debe tomar en Cartagena de Indias. Restaurantes, bares, discotecas, conciertos y teatro son algunos de los planes que reserva la ciudad cuando el sol se acuesta.

Una experiencia diferente es abordar la rumba en chiva (bus típico) para desandar la ciudad con mucho ritmo y a pura diversión.

Existe, por otra parte, la Ruta de la Salsa cuyas paradas se hacen en los bares del Centro Histórico y sobre las murallas.

Otra alternativa más tradicional es ir a una discoteca de la zona turística donde bailar hasta el amanecer.

Se puede comenzar con una visita a los sitios nocturnos de la Plaza de los Coches, pasear por la calle de la Media Luna, del Arsenal y visitar la Plaza de Santo Domingo.

RUTA DE LOS MUSEOS.

Para los amantes de la historia, la cultura y el arte, Cartagena de Indias cuenta con siete museos: Casa Museo Rafael Núñez, Arte Moderno, de las Fortificaciones, del Oro, Madre Bernarda, Naval y Palacio de la Inquisición y Museo Histórico.

El primero atesora objetos y obras de quien fuera cuatro veces presidente y poeta. El estilo arquitectónico de la casa es criollo y antillano propio del siglo XIX.

Por su parte, el Museo de Arte Moderno se levanta en dos edificios: uno del siglo XVII y otro del XIX. Reúne obras de los maestros Enrique Grau y Alejandro Obregón.

El Museo de las Fortificaciones permite adentrarse en el interior de la muralla que rodea la ciudad y descubrir piezas de diversos monumentos, fuertes y castillos.

Los Museos del Oro y el Palacio son más célebres entre los visitantes e imperdibles si aún no tuvo el gusto de conocerlos.

Por último, Madre Bernarda es un santuario con gran importancia religiosa; y el Museo Naval, que otrora funcionó como universidad jesuita.

RUTA DE LAS PLAZAS.

Quienes se apasionan por la historia, los sabores de los platos típicos y las bondades de la naturaleza, la Ruta de las Plazas combina todo eso. Son 11 espacios donde se congregan visitantes y locales a compartir y deleitarse de la infinita belleza de la ciudad.

El viaje debe contener visitas al Parque de Bolívar, la Plaza de la Aduana, la Plaza San Pedro Claver, Plaza de los Coches, Plaza de la Paz, Plaza de la Trinidad, Plaza San Diego, el Parque Fernández Madrid, Plazuela de la Merced, Plaza de Santo Domingo y la Plaza de la Proclamación.

RUTA ECOTURÍSTICA Y ACUÁTICA.

Cartagena cuenta con espacios naturales como manglares y sobre todo playas de gran belleza, todas ellas cercanas al centro de la ciudad.

Si el interés está puesto en gozar de la riqueza de sus playas, el viajero no se puede perder de Barú, una zona costera situada al sur de Cartagena, famosa por sitios como Playa Blanca y diversos balnearios privados, propiedades de particulares o emprendimientos turísticos.

El azul del mar y el blanco de la arena, invitan al relax, al encuentro con la naturaleza y el descanso. En el archipiélago de San Bernardo los viajeros encuentran un conjunto de islas (Boquerón, Palma, Panda, Mangle, Ceycén, Cabruna, Tintipán, Maravilla y Múcura) y un islote artificial (Santa Cruz del Islote).

La isla de Tierrabomba también es un sitio recomendado para los amantes de zonas poco exploradas y de gran riqueza natural.

Por su parte, son un lugar privilegiado de la naturaleza, resguardadas del mar abierto, con un oleaje imperceptible, playas de arena blanca y formación coralina que refleja un mar de varios tonos entre azules y verdes generando un contraste reconfortante a la vista y al espíritu.