Tamaño del texto
Panamá
Múltiples opciones de recreación y aventura
Por Redacción Ladevi   |  
23 de Diciembre de 2016

Deportes acuáticos (desde surf hasta esnórquel y buceo), saltos en paracaídas surcando el cielo, partidos de golf en escenarios únicos y excursiones de pesca, son algunas de las alternativas de recreación que propone Panamá a los viajeros más intrépidos.

Panamá cuenta, sin duda, con bellos paisajes y hermosas postales en las que fotografiarse. Pero, sobre todo, ofrece a los viajeros un amplio abanico de actividades que atraen y entretienen a todos los públicos. Desde plácidas zambullidas con esnórquel que permiten asomarse a sus increíbles fondos marinos, hasta saltos en paracaídas cargados de adrenalina. Desde la aventura de surcar las olas a toda velocidad sobre tablas de surf o kitesurf, hasta la posibilidad de realizar excursiones de pesca en un entorno privilegiado, sin olvidar la posibilidad de contemplar sus paisajes soñados mientras se juega un entretenido partido de golf. Éstas son algunas de las propuestas que Panamá tiene para sus visitantes.

SURF, MANIOBRAS SOBRE LAS OLAS.

Deslizarse sobre las olas haciendo equilibrio en una tabla que es empujada a toda velocidad por el mar es sin dudas emocionante, y por lo mismo el surf cuenta con adeptos en todo el mundo. Panamá dispone de diversos escenarios donde practicarlo, con olas de diferentes tamaños e intensidades, algunas aptas para principiantes y otras que sólo se atreven a enfrentar los expertos.

Uno de estos lugares es Bocas del Toro que, con escenarios de enorme belleza, se ha convertido en uno de los sitios más concurridos por los amantes del surf. Allí, las playas de Isla Carenero y Bluf, en Isla Colón, tienen olas de 3 m. a 4,5 m., perfectas para este deporte.

Otros puntos del país buscados por los amantes del surf son las costas de Santa Catalina y Morrillo, ambas en la provincia de Veraguas. La primera es la playa más famosa de Panamá a nivel internacional por la calidad de sus olas, que suelen alcanzar los 4,5 m. de altura. Playa Morrillo, de agua cálida durante la mayor parte del año, es escenario de competencias nacionales e internacionales de surf.

Por su parte, Playa Venao, en la península de Azuero –provincia de Los Santos– es también centro de competencias internacionales como el Reef Classic. Allí las olas se elevan de 1 m. a 2 m. durante todo el año, pero en ocasiones llegan a los 3 m., haciendo las delicias de los amantes de este deporte.

Para los más osados, que se conforman sólo con olas que superen los 4,5 m., la ruta entonces es Playa Cambutal, con las olas más consistentes en el Pacífico panameño, que en numerosas ocasiones alcanzan los 6 m. Cambutal se encuentra en la península de Azuero, a una hora en auto desde el sector de Venao. Está rodeada de muchos hoteles dedicados a quienes practican surf y al desarrollo de actividades relacionadas con la naturaleza.

Morro Negrito es otro fascinante destino para surfear. Se encuentra en Isla Grande, en la provincia de Chiriquí. En este lugar hay diversos campamentos de surf y toda la información necesaria para disfrutar del mejor oleaje.

Más cerca de la ciudad capital tampoco faltan las playas donde demostrar la destreza sobre las tablas. Una de ellas es Playa El Palmar, localizada en el distrito de San Carlos, ideal para quienes se están iniciando en este deporte. La característica de sus olas es que tienen tres quiebres: frente palmar, punta palmar y hawaiicito.

Playa Chame Banks, a una hora y media en auto de la capital, es otro balneario con olas de hasta 2,5 m., siendo una de las preferidas para desarrollar esta actividad en familia o con grupos de amigos.

Además de las condiciones naturales para realizar este deporte, en Panamá también es posible aprender a surfear, gracias a los instructores que se desempeñan en diversas escuelas y campamentos.

KITESURF, EL SALTO INTRÉPIDO.

El kitesurf es un deporte extremo que permite alcanzar altas velocidades sobre el agua y realizar espectaculares saltos sobre una tabla impulsada por el viento a través de una cometa de tracción. Pese a su corta historia, cuenta con legiones de fanáticos y es practicado en casi todos los rincones del mundo. Panamá no es la excepción.

En las playas de Punta Chame el kitesurf ha tomado un gran auge, sobre todo durante el verano. Fue precisamente en Punta Chame donde, en 2014, se realizó el Mundial de Kitesurf que convocó a fanáticos llegados desde varios países. Allí también hay una escuela para instruir a los novatos en este deporte, ubicada dentro de Nitro City Panamá. Esto es relevante ya que, si bien los conocedores aseguran que el kitesurf no es una actividad peligrosa, y puede ser practicada tanto por adultos como por los más chicos, también remarcan que es importante conocer los principios básicos y recibir instrucción de parte de personas con experiencia comprobada en la disciplina antes de aventurarse a practicarla.

Las playas de Las Lajas y la Barqueta, en el golfo marino de Chiriquí –sobre las costas del Pacífico– son otros spots perfectos para realizar intrépidos saltos con el kitesurf.

Así, las playas e islas del istmo de Panamá se han ubicado en el ojo del atractivo turístico internacional debido a su impactante belleza, ya sea para vacacionar o realizar encuentros deportivos extremos.

ESNÓRQUEL Y BUCEO, UN ENCUENTRO CON EL MAR.

Panamá posee una infinidad de playas e islas paradisíacas que se presentan como enclaves perfectos para encontrarse con el mundo marino. Las opciones son tanto el esnórquel, explorando el mar muy cerca de la superficie, como el buceo de aguas profundas para quienes se atrevan a una experiencia más intensa.

Es que el país lo tiene todo para disfrutar de estos deportes: aguas superficiales y profundas, arrecifes, caídas rocosas y una excelente visibilidad debajo del mar que permite apreciar la variedad de seres vivos que embellecen su fascinante ecosistema marino.

En el Pacífico, las islas Perlas, la península de Azuero, la isla Coiba, la isla Contadora y la costa del Darién son las zonas más concurridas por los aficionados a estos deportes.

Ante el notable aumento de visitantes a la isla Contadora, en el archipiélago de las Perlas, es necesario programar las excursiones de pesca y buceo. Allí, el viajero encontrará tiendas con todos los implementos necesarios para la aventura, que le permitirán tener un encuentro único con el mundo marino. Otro gran atractivo de este destino es la población de ballenas yubartas y jorobadas que visitan la isla anualmente mientras emigran de las aguas frías de los polos hacia los cálidos mares del trópico.

Ubicada a unos 4.700 m. de la costa de Pedasí, la isla Iguana es el lugar perfecto para hacer esnórquel. Junto a la isla Caña forman una extraordinaria reserva natural, declarada refugio silvestre en 1980.

En la península de Azuero, igualmente, existen otras playas donde se puede disfrutar de esta misma actividad como Punta Mala, Cambutal, Santa Catalina, Los Frailes e Isla Cébaco.

Famoso por sus tranquilas playas, el Parque Nacional Coiba –otrora un centro penitenciario situado en el archipiélago de las Perlas– invita a sus visitantes a sumergirse para bucear, ir de pesca submarina y hacer esquí acuático, entre otros deportes extremos.

BAHÍA PIÑA, RÉCORD MUNDIAL DE PESCA.

Panamá también cuenta con atractivas propuestas para los amantes de la pesca deportiva. El sitio por excelencia para realizar esta actividad es Bahía Piña, considerada el santuario del marlín negro y el pez vela. Está situada en las costas del Pacífico de la provincia de Darién, donde se puede acceder por vía aérea o navegando desde Ciudad de Panamá.

Alrededor de 250 records mundiales de pesca se han roto en las aguas de esta bahía concurrida por turistas y personalidades del mundo artístico y empresarial, que la consideran el lugar perfecto para disfrutar de un día de pesca. Este paradisíaco lugar es reconocido también como sede del Torneo Presidencial de Centroamérica, en el cual se ha batido la mayor cantidad de records de la Asociación Internacional de Pesca Deportiva.

En el centro del golfo de Panamá, el archipiélago de Las Perlas –la única vía marítima que conduce al canal de Panamá desde el océano Pacífico– es otro enclave para desarrollar la pesca deportiva, en particular en las islas del Rey, San José y Pedro González.

Tanto en el Caribe como en el Pacífico panameño hay marinas y clubes que disponen de botes de alquiler de cualquier tamaño, siempre con el equipo de pesca necesario para vivir una experiencia inolvidable en altamar.

PARACAIDISMO, UNA AVENTURA EN EL CIELO.

Si todo lo anterior aún no ha resultado suficiente para el viajero hambriento de aventura, Panamá invita también a realizar otra actividad extrema: el paracaidismo. La técnica de salto con paracaídas desde un avión orientada al turismo deportivo de aventura se practica en el país desde hace unos 35 años y sus adeptos han ido creciendo en número.

En Panamá existen lugares espectaculares para aventurarse en este deporte, entre los que se cuentan las playas de Punta Chame, Río Hato y la isla Contadora. Este último se ha convertido en el balneario que eligen los amantes del paracaidismo para vivir una aventura extrema desde las alturas. En los últimos años, Contadora ha sido el escenario del festival “Pepes Island Boogie”, que reúne a cerca de 150 experimentados paracaidistas de varias partes del mundo. El verano intenso de abril, propicio para disfrutar del sol, la brisa y las aguas cristalinas del Pacífico panameño, se conjuga con el movimiento que ocasiona esta actividad a la que asisten nacionales y extranjeros; unos motivados por observar las acrobacias y otros para realizar su primer salto en paracaídas. En este evento participan paracaidistas de Alemania, Argentina, Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Sudáfrica, Canadá, México, Colombia, Brasil, Austria y, por supuesto, Panamá, entre otros.

El festival “Pepes Island Boogie”, auspiciado por la Autoridad de Turismo de Panamá, es uno de los eventos ligado a los deportes extremos más esperado del año.

A escasa hora y media de la ciudad capital, Punta Chame, con una amplia extensión de arena blanca, es otro sitio muy popular para practicar saltos de paracaidismo. Lo mismo ocurre con las playas de Río Hato, con aguas azules y cálidas.

Para ser paracaidista es necesario tomar un curso de adiestramiento y realizar el primer salto de bautismo denominado “tándem”, con un instructor calificado, a una altura que fluctúa entre los 2.700 m. y los 5.000 m.

GOLF EN ESCENARIOS DE PRIVILEGIO.

Tanto la playa como la montaña son en Panamá escenarios perfectos para los campos de golf. El clima del país, con un eterno verano, colabora para convertirlo en un destino de golf perfecto. Este deporte ha recorrido un largo camino desde la creación del primer campo en el país, en los años 30, destinado a los trabajadores de la zona del canal. Hoy en día Panamá es sede de torneos nacionales e internacionales como el Campeonato Claro Panamá, de frecuencia anual; la BMW Golf Cup International y el PGA Nationwide Tour.

A la hora de jugar golf, los viajeros que estén en la capital del país podrán elegir el Summit Golf Course, cercano al canal y rodeado de vegetación tropical, con impresionantes vistas. Otras opciones son el Tuscan Country Club y el Santa María Golf & Resort.

En el interior del país, el Buenaventura Golf Club –con un campo diseñado por Jack Nicklaus– es frecuentemente señalado como el mejor campo de golf del continente. Su diseño resalta el paisaje del destino, ya que permite apreciar las magníficas playas de arena blanca del Pacífico.

En la zona montañosa y volcánica de Boquete sobresale el Lucero Golf & Country Club (antes Cielo Paraíso), en la provincia de Chiriquí, con increíbles vistas de las montañas de la región. Otros campos destacados son el Vista Mar Golf, el Coronado Golf & Resort y el Mantaraya Golf Club.